TVN Panamá, Blogs de Nuestros Periodistas

Subscribete

La Bitácora- Martes 7 de Enero de 2014

Enero 7th, 2014 en Dr. Ebrahim Asvat por Dr. Ebrahim Asvat

La Saga de Sacyr en Panamá

Ebrahim Asvat

7 de Enero de 2014

Yo ya esto me lo preveía. Sacyr andaba con dificultades financieras desde el momento cuando ganó la licitación pública para la expansión del canal.

La ACP por su lado tenía un contrato blindado contra cualquier contingencia menos la declaración de insolvencia de los integrantes del consorcio.

Lo peor que nos puede pasar es el abandono de la obra por parte de Sacyr. Sufrirá el país pues es engorroso traer a otra empresa a terminar la obra.

Pero las peores consecuencias se las llevará España por la sencilla razón que toda su industria de la construcción no tendría la credibilidad para llevar a cabo proyectos allende sus propias fronteras.

Además lo que sería un ícono se convierte en una mancha negra y profunda para la imagen de España frente al mundo. Un país que fracasa en su capacidad para llevar a cabo proyectos complejos.

Es algo similar a perder su grado de inversión. Aquí la imagen de España está en juego más que la capacidad de ACP de terminar la obra.

Como panameño considero que estos no son los momentos para mirar hacia atrás. Tampoco para ahora cuestionar la expansión del Canal pues lo considero una obra necesaria y oportuna para las necesidades del comercio internacional y nuestra participación en los réditos producidos.

Debemos afrontar la realidad de una empresa constructora que asumió los riesgos y ahora pretende descargar en la ACP sus pérdidas.

Se equivocaron si pretendieron con ello doblegarnos en el camino.

Sacyr no debe recibir ni un céntimo más de lo pactado o lo justificable dentro de los parámetros del contrato firmado.

Necesitamos nuestros mejores cerebros al servicio del país para afrontar esta crisis creada por una disputa comercial.

De las averiguaciones sobre el tema hay algunos asuntos por definir. El basalto puesto a disposición por la ACP no tenía las especificaciones para ser utilizado en el concreto.

Esto pudo haber ocasionado atrasos y sería justificable reconocerlo y evitar aplicar las multas estipulados en el contrato.

De allí el resto es cuestión de cumplir con la letra del contrato. Elevar el tema a asunto de Estados implicaría buscar mecanismos no contemplados.

Esto no es un tema de discusión a alto nivel para llegar a cifras. Quien pactó los términos y determinó el precio debe asumir las consecuencias de sus actos y asumir las pérdidas ocasionadas por su mal cálculo.

Si el gobierno español pretende intervenir Sacyr e inyectarle de capital para terminar la obra es su decisión y para salvar la cara de España pareciera lo más recomendable.

Nos corresponde tener un plan B por si Sacyr abandona la obra. Y es en mi opinión lo más importante en estos momentos pues dudo en la capacidad de la empresa por sí sola de cumplir con sus obligaciones.

Las fianzas están vigentes y aunque al final el costo pueda variar al incorporar a un tercero en la finalización de la obra, nuestros intereses nos imponen la obligación de poner en marcha el proyecto nación lo más pronto posible.

Los panameños no nos podemos quedar con los brazos cruzados. Tampoco someternos a las incertidumbres de Sacyr de aquí en adelante.

Nuestro objetivo debe ser lograr terminar la obra lo más pronto posible con Sacyr o sin Sacyr. Y España e Italia deberán cargar con la responsabilidad de su marca país por la incapacidad de sus empresas y empresarios.

Por: Dr. Ebrahim Asvat

Author: Dr. Ebrahim Asvat

Te gusto este blog. Compartelo usando tu red social favorita...

Compartelo en Facebook Compartelo en Twitter

Comenta este Blog

Blogs Relacionados

Mira algunos articulos que te pueden gustar